• Diego Ruano

Perder el foco

Updated: Nov 7, 2018


Perdía el primer set y estaba a punto de ceder un 2-0 en el segundo cuando fue advertida con el ya famoso warning por coaching. A partir de ese momento Serena, irónicamente, perdió los papeles. Su foco de atención ya no era su juego, ni siquiera el partido, su foco estaba dividido entre el juez de silla y sus emociones. Adiós al partido.


Probablemente esa explosión de furia se fue cociendo a fuego lento al no encontrar soluciones al juego que le imponía Osaka. Una mala lectura del partido, una mala planificación, o una confianza desmedida, el caso es que algo no marchaba bien, y las cosas no salían como esperaba.


Cada actividad diaria que realizamos precisa de un foco atencional determinado. El foco atencional es una linterna que dirigimos de manera voluntaria o involuntaria hacia los estímulos que nos rodean o a hacia estímulos que se generan en nuestro interior. Además es una linterna que se puede ampliar o estrechar. Puede iluminar un minúsculo punto, como una minilinterna de mano, o iluminar una amplia zona como un foco de cine.


Mismo fin de semana. En Moto2 Fenati se las tiene en pista con Manzi, para finalmente acercarse y presionar la maneta de freno de su rival a 217 km/h. ¿En qué estaba pensando?, es lo que se pregunta todo el mundo. Ya protagonizó otro incidente, al igual que Rossi, cuando le dio una patada a un rival en plena carrera.


Estas "cruzadas de cables" ¿tienen que ver con el carácter del deportista? Parece evidente que estos casos adolecen de una falta de control de la respuesta emocional. Aunque el germen, en mi opinión, es una incapacidad de volver a poner el foco, en centrarse, en aquello que es relevanta a la situación. Si el foco está en nuestra emoción negativa (entendamos negativa como no adecuada para la tarea) y además no podemos/sabemos/queremos gestionar esa emoción, nuestro nivel de activación se verá afectado, y por lo tanto nos alejamos del estado óptimo de ejecución.


Tanto si nuestra activación aumenta como si disminuye, nuestra atención se podrá dirigir a elemenos que nada tienen que ver con la competición. O que siendo parte de la competición les otorgamos una relevancia que no tienen, y que no les daríamos en otras competiciones, y los convertimos, a nuestro pesar, en nuestro centro de atención.


Es importante saber cambiar el foco atencional en función de las exigencias de la situación, pero más importante es ser consciente de que se puede entrenar, sea cual sea la disciplina y el nivel de exigencia. La excusa de que tal deportista "es así", o que es parte del carácter ganador, sólo sirven para perder un tiempo que bien se podría dedicar a entrenar el foco atencional.


0 comments

Recent Posts

See All

Puedes seguirme en

Alcoy

682 12 13 70

2017 © Diego Ruano · Aviso legal